Con la llegada de un nuevo perro a casa, tarde o temprano regresarás a casa para encontrar algún daño inesperado, causado por los dientecitos de tu nueva mascota.  Aunque los perros utilizan la visión y el sentido del olfato para explorar el mundo, una de sus formas favoritas de asimilar la nueva información es poner sus pequeñas mandíbulas a trabajar.

Mi perro lo muerde todo ¿qué hacer para evitarlo? Foto: Tom Morales @unsplash.com

El perro puede ser orientado para masticar artículos apropiados a él para que no destruya objetos de valor y que tampoco se pueda poner el mismo en alguna situación riesgosa. Sin embargo, hasta que no haya aprendido lo que puede y no puede masticar, es responsabilidad del nuevo dueño manejar la situación lo antes posible.  Y ¿cómo aprender a guiarlos para que no destruyan el entorno familiar?

ENTIENDA A SU PERRO

Los cachorros, al igual que los bebés y los niños pequeños, exploran su mundo poniéndose objetos en la boca. Y, también su proceso de dentición se prolonga por aproximadamente seis meses.  Masticar les facilita este proceso y también hace que las encías adoloridas e inflamadas les lastimen menos.

Los perros adultos pueden morder y destruir objetos a su paso por cualquier número de razones. Para poder lidiar con este comportamiento, primero debe entender por qué su perro está mordiendo todo recordando que no lo hace para molestarle.

POSIBLES RAZONES POR LAS QUE SU PERRO MUERDE TODO

Éstas son muy variables e incluyen:

  • Se aburre 
  • Cuando era cachorro  no se le enseñó qué morder y qué no morder.
  • Sufre de ansiedad por separación
  • Su comportamiento está relacionado con el miedo
  • Busca Atención

En el caso de los comportamientos relacionados con ansiedad y miedo, es muy probable que se tenga que consultar a un profesional de comportamiento canino. 

El ocio y la energía acumulada son una de las principales causas de malas conductas. A la par de la hidratación, la alimentación y la higiene, paseo es uno de los aspectos mas importantes para la salud de tu perro. No solo es por hacer ejercicio, sino que el paseo es una manera de socializar; es como leer la sección de sociales del periódico. Con el olfato el perro sabe quién estuvo ahí, quién esta enfermo, quién esta en celo, etc. Dejando sus marcas de orina, el contribuye a este proceso informativo.

ALGUNAS SOLUCIONES

Es importante que se le enseñe lo que puede morder y dejar claro las zonas en las que no puede permanecer.

Mantener la ropa, zapatos, libros, basura, gafas y mandos a distancia fuera del alcance de su perro es responsabilidad del dueño.

Hay que dar al perro juguetes que se distingan claramente de los artículos de la casa. No los confunda ofreciéndole zapatos y calcetines como juguetes, esperando que ellos distingan entre su zapato y el suyo.

Supervise a su perro hasta que aprenda las reglas del hogar.   Manténgalo con usted y utilice su correa en la casa para que no  haga travesuras fuera de su vista.  Cuando usted no pueda vigilarlo, elija un lugar seguro para él y donde pueda permanecer cómodo y a salvo con agua fresca y juguetes seguros. 

No es un mandamiento que el perro deambule libremente por toda la casa. Puede delimitarle un área en la que tenga agua y pueda hacer sus necesidades. Si está entrenado para permanecer en una jaula, puede dejarlo ahí durante períodos cortos de tiempo; el perro dormirá la mayor parte de ese tiempo.

Es importante también que el perro haga mucho ejercicio físico y mental.  El entrenamiento especializado es clave en esta etapa. Si su perro se aburre, encontrará algo que hacer para divertirse y probablemente sea con algún objeto no adecuado.  Por otro lado, el estar cansado lo hará estar tranquilo en casa.  La cantidad de ejercicio debe basarse en sus características de edad, salud y raza.

Dele a su perro mucho tiempo para que se sienta cómodo. Su perro no sabrá cómo comportarse si usted no le enseña alternativas y no podrá aprenderlas él solo en el patio.

USE INTENSAMENTE LOS JUGUETES

Si descubre a su perro masticando algo que no debería, interrumpa el comportamiento con un ruido fuerte. Ofrézcale un juguete aceptable para morder y elógielo generosamente cuando se lo lleve a la boca.

Enséñele a disfrutar sus juguetes.  Puede usar sus juguetes para alimentarlo. A la hora de la comida, llene un juguete tipo Kong con sus croquetas.

Si a su cachorro le están saliendo los dientes, intente congelar una toalla mojada para que la mastique. El paño frío calmará sus encías. Supervise a su cachorro para que no mastique ni se trague ningún trozo de la toalla.

Haga que los artículos no sean atractivos para su perro. Los muebles y otros artículos pueden ser cubiertos con alguna sustancia de sabor desagradable para que no los muerda.

Tenga precaución: Supervise a su perro cuando pruebe por primera vez uno de estos elementos disuasorios. Algunos perros masticarán un objeto aunque esté recubierto con un disuasivo de sabor. También tenga en cuenta que debe aplicar regularmente la sustancia  para mantener su eficacia.

Ofrézcale a su perro una golosina a cambio del objeto en su boca. A medida que su perro se dé cuenta de esta idea, puede añadir el comando “Dame”  como su señal para liberar el objeto a cambio de la deliciosa golosina.

No persiga a su perro si agarra un objeto y corre. Si los persigue, sólo le está dando a su perro lo que quiere. Ser perseguido por su humano es divertido! En lugar de eso, llámelo y ofrézcale una golosina.

Tenga expectativas realistas. En algún momento su perro inevitablemente masticará algo que usted valora; esto es a menudo parte de la transición a un nuevo hogar. Su perro necesita tiempo para aprender las reglas de la casa y usted debe recordar tomar precauciones y mantener las cosas fuera de su alcance.

CUIDADO CON LOS CASTIGOS

Si descubres un objeto masticado incluso minutos después de que lo hayan masticado, es demasiado tarde.  Los animales asocian el castigo con lo que están haciendo en el momento en que están siendo corregidos. Su perro no puede razonar como humano entendiendo “Rompí esos zapatos hace una hora y por eso me están regañando ahora”. Algunas personas creen que esto es lo que un perro está pensando porque corren y se esconden o asumen una actitud de sumisión.

En realidad, las “miradas culpables” son en realidad posturas  que los perros muestran cuando son amenazados. Cuando usted está enfadado y molesto, su perro se siente amenazado por su tono de voz, las posturas corporales y/o las expresiones faciales, por lo que pueden esconderse o mostrar posturas sumisas. El castigo después del hecho no sólo no eliminará el comportamiento indeseable, sino que también podría provocar otros comportamientos indeseables.

ENTRENAMIENTO A CARGO DE UN PROFESIONAL

El entrenamiento a cargo de un profesional es una acto de amor hacia tu perro ya que le permitirá a tu familia y a él, disfrutar al máximo su relación. El entrenamiento de obediencia le enseña a encausar su energía; para estar dentro de casa, para salir a pasear, para jugar y para convivir con otros perros, mascotas o miembros  mascotas de la familia. Un perro educado siempre es bienvenido.