Al conocer que el precio de adquirir un perro de guardia y protección oscila entre los $100,000 y $200,000 pesos, surge la pregunta obligada… ¿no será mejor comprar un cachorro para entrenarlo?

¿Cuanto cuesta un perro guardián entrenado?

Puede haber dos lógicas detrás de ello: La primera, ¿a quién no le gusta un cachorro? Son hermosos, divertidos y se podría suponer que es la mejor manera de crear el vínculo con la familia. Sin embrago, habría que darse a la tarea de educarlo: levantarse de madrugada a que orine, enseñarlo a obedecer los comandos básicos.. “no”, “ven”, “fuera”, “quieto” etc.

Pastores Belga Malinois Cachorro y Adulto

También habrá que tener mucha paciencia y dedicación para pasearlo suficiente para cansarlo y que no se coma el calzado o los muebles. Esta ardua tarea a lo largo de unos 12 a 18 meses en lo  que se puede empezar a adiestrar.

La segunda, lógica es el prorrateo de gastos. No es lo mismo desembolsar $100 o $200 mil pesos, que irlos pagando a lo largo de 2 años. Bajo esta lógica, pareciera que le inversión fuerte es la compra de un cachorro con buena genética. Pero lo cierto es que los gastos de manutención están ahí, tanto en dinero como en trabajo. Por ejemplo, en alimentación. Encontramos en el mercado alimentos que van desde $30 pesos / Kg, hasta $140 pesos según donde se compre y la presentación. ¿Cómo puede ser tan grande la diferencia? Pues en la calidad de ingredientes: en la proporción de proteína y fibra, así como por el origen de la misma. Un perro de guardia y protección requiere de una alimentación adecuada para ser efectivo. Hay otros gastos normales como son veterinario, baño, transporte, accesorios, etc.

Finalmente llegamos al gasto del adiestramiento. Dónde el ejemplar va requerir cursos de obediencia inicial y avanzada antes de llegar a los cursos de guardia y protección. Estamos hablando de unos $30,000 a $40,000 pesos en adiestramiento durante sus dos primeros años.

Pero el mayor gasto no salta a simple vista; este es, el riesgo. El riesgo de que a lo largo de su vida, se lesione, o muera atropellado o por alguna enfermedad; el riesgo de un defecto congénito no perceptible al momento de la compra; o simplemente, el riesgo de que no resulte apto para proteger: ya sea por su nivel de agresividad, pasividad, valor o que no sea un ejemplar sociable y equilibrado.

Este riesgo lo asume el criador/entrenador que te vende un ejemplar de 2 años, adiestrado para guardia y protección. Ese riesgo tiene un valor que debe ser considerado en el precio de venta del ejemplar, y cuidado si te ofrecen un perro guardián barato. El riesgo es aun mayor.

Según lo expuesto, siempre va a ser más caro compra un cachorro para hacerlo perro guardián, que adquirir un perro guardián ya entrenado.